27 nov. 2017

Nuestro cuerpo NO es un juguete: En España se realizan 50.000 cesáreas y 117.000 episiotomías injustificadas al año.



Nuestro cuerpo NO es un juguete: En España se realizan 50.000 cesáreas y 117.000 episiotomías injustificadas al año.

Nuestro cuerpo no es un juguete: No más Violencia Obstétrica

25N Día Mundial contra la Violencia de Género

 

La asociación El Parto es Nuestro lanza la campaña Nuestro cuerpo no es un juguete para denunciar que las mujeres seguimos sufriendo violencia obstétrica durante el embarazo, parto y posparto. Algunas cifras hablan por sí solas: 49.000 cesáreas innecesarias al año; 117.000 episiotomías (corte en la vagina para acelerar la salida del bebé) que nunca tendrían que haberse realizado. Y hay más, porque la violencia visible y cuantificable es solo la punta del iceberg.

 

 

Las mujeres y nuestros hijos sobrevivimos a prácticas lesivas hacia nuestros cuerpos, nuestra capacidad de decisión y nuestra libertad de elección que se nos practican sin motivo clínico. Se nos trata arbitrariamente, como objetos; no como sujetos activos en el proceso reproductivo. Y No: No somos juguetes

 

 

Hablamos de Violencia obstétrica cuando: 

  • No existe respeto a la intimidad de la mujer y existe una intromisión en su privacidad, física y emocional. (Tactos vaginales practicados indiscriminadamente y por varias personas seguidas, presencia en el parto de personal más allá de lo imprescindible).

  • Sufrimos amenazas, chantajes y tratos degradantes. (Amenazas tales como:"si no accedes a la inducción no te atenderemos más", "estate quieta o tendremos que atarte", "no grites que asustas a las demás; y tratos degradantes tales como: atar o inmovilizar de facto a la mujer durante el parto y cesárea).

  • Nos practican intervenciones lesivas o de manera innecesaria, contra toda evidencia científica. (Maniobra de Kristeller, episiotomía de rutina, impedir la libertad de movimientos, cesáreas innecesarias y abuso del parto instrumental, separación madre e hijo sin justificación médica, etc).

  • Nos infantilizan e invisibilización durante el embarazo, parto y posparto, pasando la mujer a ser un mero "recipiente" sin poder de decisión o elección sobre su cuerpo. (Incluyendo expresiones para referirse a las mujeres como "barriguitas", "mamis", "mis niñas", etc).